Pensé en la fotografía y esto se me ocurrió

¿Qué es para mí la fotografía? Para mí es tener una mirada diferente a todos los demás, es caminar por las calles y ver fotos nacer frente a ti, fotos que cambian y desaparecen o fotos que ahí están, tranquilas y quietas para poder ser guardadas por muchos instantes más.

Una cámara se vuelve tu amigo íntimo, te conoce, sabe que te gusta y a donde volteas a ver, sabe lo que te atrae y lo que te asusta, lo que te apasiona y lo que no soportas, te conoce mejor que nadie porque tu cámara eres tú, pero con memoria fotográfica.

Los boleadores de zapatos revisan el ingreso

 

Cuando voy con mi cámara me siento acompañado, siento que tengo a alguien que podrá contar junto conmigo los detalles de aquel momento compartido; yo cuento con palabras y agrego una historia. La cámara no habla, prefiere enseñar los colores, las texturas, las formas y la vida misma desde su propia perspectiva.

Tomar una foto es poder presumir ese instante de tu realidad a alguien más, es detenerle el tiempo a esa persona y permitirle revivirlo, es crear tiempo e imprimirlo en papel. Pero no, el valor de la foto es mucho mayor a solo ser un testigo sin tiempo de la realidad, es, entre mucho más, escoger qué elementos desear tomar, si va a ser toda la cara o solo un lunar, desde qué punto de vista, de abajo o arriba, con qué tanto color o si lo quieres contar en blanco y negro, qué quieres enfocar, sus ojos o sus pestañas; es estar ahí y pactar el momento de una manera personal, de una manera única.

Cuando las maletas no salen, no queda de otra mas que esperar

El mundo cree que tomar una foto es fácil, y no los culpo, los celulares han hecho que todos puedan picar botones, pero tomar una foto de verdad es sentir el momento, conocer el humor, tomarte el tiempo para escoger el instante preciso, y así, basta con confiar en tu corazonada y crear esa foto donde lo que se ve no pudo ser mejor captado. Es estar, sentir y vivir el instante, pero más que nada es saberlo hacer eterno.

Claro que hay reglas, a los teóricos les fascina hablar de composición, de encuadre, de iluminación, de enfoque, de contraste, de perspectivas, bla bla bla, palabras serias y a veces grises que quitan el color y el brillo de lo que la fotografía es. Por supuesto que es importante saberlo, pero más importante aún es aprender a olvidarlo.

Un senor que con las prisas algo tenia que encontrar

¡Sentir! Así resumo mi experiencia como fotógrafo. Sentir el calor o el frio, el cansancio o las ganas de vivir, es estar en el contexto y ser parte de él; sumergirte en lo que pasa sin olvídate de tu misión; la foto perfecta.

Anuncios

Dinos que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s