Para Carmen Aristegui: Flores

Por: Dalia Dados

No toleraremos abusos y crímenes en nombre de la libertad de expresión. Eso es libertad de extorción y chantaje.”

-Rafael Correa. Presidente de Ecuador-

Hoy el tablero de mi realidad fue alterado, en mi coche, las diez estaciones preseleccionadas se modificaron, hoy al presionar el número uno a las siete de la mañana tu voz no sonó, hoy eliminé a MVS de mi radio, hoy tuve que cruzar el tráfico sin una voz crítica que me acompañe.

Aristegui

Así como no se escucharon las voces de ciento setenta mil personas que firmamos por el regreso tuyo y de tu equipo a los micrófonos, tampoco se escucharon las voces de millones de mexicanos que en tiempos post Ayotzinapa ya estamos cansados.

México tiene aún muchísimo que aprender y mucho más que entender.

Primero nos tiene que quedar claro que como bien comentó Alejandro Gonzáles Iñarritu “el estado es la corrupción”, el problema no es la familia Vargas accionista mayoritaria de MVS noticias, no, el problema es la presión que viene de arriba, como dijo Sergio Aguayo (periodista del equipo Aristegui) “Inevitable lanzar una hipótesis: son Los Pinos”.

Lo segundo es entender que nuestro esfuerzo no es en vano, me gusta pensar que cada tweet que pongo con coraje, cada vez que pasan lista a los 43 desaparecidos de la normal rural, o cada que alguna persona desaparece en México a Peña Nieto le aparece otra cana. Cada que yo grito alguien me escucha y juntos sé que estamos gritando mucho, por eso tu caso Carmen -la voz crítica que sacó a la luz la Casa Blanca en las Lomas, la red de prostitución en la cámara de diputados y la licitación del tren México-Querétaro- hoy con rencor se cobraron la cuenta.

Es evidente que en México no tenemos todavía una digna libertad de expresión, pero 71 años de autoritarismo tienen que dejar una secuela, una estela de podredumbre que tarde que temprano va a desaparecer, pero todavía no, todavía sufrimos del dominio de la información sesgada y parcial, todavía escuchamos a López-Dóriga (minuto 16:13) dar una versión completamente conveniente de la realidad.

Es claro que vivimos en tiempos de progreso, es cierto que ser un agente incómodo para el Gobierno es cada día una realidad más cercana, pero también es una verdad que la censura es territorio nacional, un monstro que ataca por mar y por tierra.

Como bien lo dijiste en 2011 cuando por primera vez te corrieron de MVS:

¿Porqué la sociedad mexicana se debe conformar con una sola visión de las cosas, porqué fatalmente debemos vivir con la existencia de un duopolio televisivo que no solo envilece las pantallas con programas denigrantes y nocivos (…) sino que es ya en sí mismo un poder que ha dañado la vida democrática nacional?”

No queremos vivir con una sola visión de las cosas, ni tampoco estar como Ecuador o como Norcorea, con un Rafael Correa con la creencia que las noticias son compradas, o como un Kim-Jong-Un de película de comedia, por suerte estamos lejos de ello, aunque no salvados completamente, por eso te necesitamos a ti y a todos los que no se dejan censurar y dan la batalla.

Aristegui, tú eres el contrapeso, eres la Musa del periodismo de investigación que si bien no es entretenido es necesario.

No me despido, sino que ansío el día cercano donde pueda volver a sintonizar tu voz, yo en el coche, escuchando de cerca la delicada realidad de nuestro México, escuchándote a ti darme la noticia, la de verdad, la crítica, la documentada, la incómoda.

Dejo un extracto de tu discurso aquel día del 2011:

“En una Democracia esto forma parte del juego (cuestionar a un Presidente)

¿No tuvo Bill Clinton que hablar de semen depositado en el vestido de una muchacha ante una audiencia de millones de personas?

¿Porqué en México los empresarios de los medios pueden ser sometidos a presiones indebidas para que silencien a los comunicadores, porqué la sociedad mexicana se debe conformar con una sola visión de las cosas, porqué fatalmente debemos vivir con la existencia de un duopolio televisivo que no solo envilece las pantallas con programas denigrantes y nocivos como los de reciente estreno sino que es ya en sí mismo un poder que ha dañado la vida democrática nacional? (…)

¿qué clase de democracia es ésta que por un comentario editorial que irritó al gobernante se le corte la cabeza a quien opinó?

Anuncios

Dinos que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s